Prótesis Oculares

Las prótesis oculares (ojos artificiales) son utilizadas cuando el propio ojo del paciente ha sido removido (enucleado o eviscerado). La pérdida del ojo da lugar, además de al cambio estético, a una retracción del saco conjuntival y a deformidades por adherencias palpebrales, por lo que es aconsejable el uso de una prótesis ocular. Aunque existen prótesis ya fabricadas (stock), lo mejor es hacer un molde exacto de la cuenca para obtener una prótesis ocular a medida. Nuestras prótesis oculares se fabrican a medida en un material compuesto por resinas acrílicas, aprobado para su uso médico según las directivas europeas.

Entre los problemas más difíciles que se plantean al fabricar prótesis oculares, se incluyen la configuración adecuada de la pupila y la coloración del iris, con su suave transición, sin límites netos, hacia el blanco del ojo. La prótesis ocular, cuya fabricación constituye realmente un arte, debe parecerse en todo lo posible al ojo vivo. Esto no tiene como fin llamar la atención como una especializada labor estética, si no precisamente todo lo contrario: pretendemos que la existencia de una cirugía pase totalmente desapercibida. Por dicho motivo es necesario que los pacientes nos visiten en nuestro gabinete en más de una ocasión para que la adaptación de una prótesis ocular a medida sea exitosa.

En la primera visita se procede a tomar las medidas del ojo y sacar un molde idéntico de la zona a tratar. Durante la segunda visita, se prueba el molde que se ha realizado y se hacen pruebas de color. El objetivo de esta visita es conseguir un centrado correcto y un color exacto. Para asegurarnos de que todos los detalles sean de la máxima calidad, necesitamos la presencia y la colaboración del paciente. En la tercera visita se efectúan los últimos retoques a la prótesis.

Típos de prótesis

Prótesis entera
Es la indicada en el caso de pacientes enucleados, eviscerados o con injertos dermograsos. Consiste en realizar un molde exacto de la cavidad ocular. Este tipo de prótesis proporciona mejor volumen y movilidad; también evita la formación de exudados al no existir espacios libres entre la prótesis y la cavidad.

Prótesis hueca (cascarilla)
Indicada en el caso de pacientes enucleados o eviscerados con implante. Se realizan, también, a partir de un molde exacto de la superficie ocular que dará forma al implante. La prótesis se apoya uniformemente sobre el implante, repartiendo los puntos de presión Este tipo de prótesis presenta varias
ventajas:

  • Menor peso y mayor volumen, lo que facilita un plano correcto reduciendo posibles enoftalmias. También se consigue un centrado correcto, de este modo se incrementa la sensación de naturalidad y de semejanza (color del iris, esclerótica, venosidades, etc) respecto al ojo sano.
  • Mayor movilidad, gracias a que los puntos de presión están uniformemente repartidos respecto al implante. Así se transmite en su otalidad la movilidad del implante, consiguiendo un efecto completamente bilateral.

Uso y Mantenimiento

  1. Lávese la manos antes de manipular la prótesis ocular.
  2. Por la noche, extraiga la prótesis mirando hacia arriba y presionando el párpado inferior.
  3. Vierta unas gotas de limpiador en la palma de la mano y frote la prótesis durante 10-20 segundos.
  4. Enjuague abundantemente con la solución estéril.
  5. Puede guardar la prótesis en el estuche o volver a colocar, si se guarda en el estuche deberá añadir solución desinfectante o solución salina estéril.
  6. Para colocar la prótesis en el ojo:
    • Mire hacia abajo
    • Inserte la prótesis alojándola debajo del párpado superior
    • Mire hacia arriba y calce la prótesis con el párpado inferior

Precauciones

  1. Utilice las soluciones recomendadas por su especialista.
  2. Antes de cambiar soluciones de mantenimiento, consulte a su especialista.
  3. No exponer directamente al sol.
  4. En caso de molestia o enrojecimiento persistente del ojo deje de usar la prótesis y consulte con su especialista.
  5. La duración estimada de una prótesis ocular, salvo en casos puntuales, es de 4 años. Es recomendable acudir cada año como mínimo a revisión y será su especialista quien dictamine el estado de su prótesis ocular.

Preguntas Frecuentes

Puede ser debido a que lleva una prótesis no hecha a medida (producto de stock) que deja espacios entre prótesis y cuenca ocular donde se acumulan los exudados. Para eliminar dichos espacios cubriendo homogéneamente la cuenca ocular, es recomendable una prótesis ocular adaptada a medida con previa toma de molde de su cuenca ocular.

Para extraer la prótesis: Mirando hacia arriba presione el párpado inferior.
Para colocar la prótesis: Mirando hacia abajo inserte la prótesis alojándola debajo del párpado superior, después mire hacia arriba y calce la prótesis con el párpado inferior.

Sí, es recomendable una limpieza diaria.

Las que recomiende su especialista.

Antes de cambiar de solución de mantenimiento consulte con su especialista ya que podría ser incompatible con su prótesis ocular.

No exponga la prótesis directamente al sol ya que puede perder el color.

Depende del tipo de prótesis. Su especialista le indicará.

La duración de una prótesis ocular, salvo en casos puntuales es de 4 años.

Es recomendable acudir cada año como mínimo a revisión y será su especialista quien determine el estado de su prótesis ocular.

Casos

Un trabajo realmente complicado. El paciente presenta una cavidad totalmente insuficiente: carece de fondo de saco (es decir, de volumen); la dificultad crece, además, por la presencia de una enoftalmia acusada (la cavidad se presenta en un plano totalmente atrasado respecto al ojo funcional) y de un entropión severo (los párpados se pliegan hacia el interior).
En primera instancia, se corrige el entropión severo y se adapta una forma que encaje en la cavidad. Es evidente que manifiesta un hundimiento supraorbital debido a su anoftalmia severa, pero debemos dejar que la cavidad se ensanche para aumentar volumen.

El tipo de casos que más satisfacción proporciona tanto a nivel profesional como personal es lograr con éxito la adaptación de una prótesis ocular en bebés. Primero porque son encantadores, y segundo… porque suele ser un milagro que se dejen tocar el ojo.
Ciertamente, se trata de un verdadero reto y una gran responsabilidad para el profesional. Es complicado, pero es posible.